Beneficios más destacados de la Clorofila

La clorofila es un pigmento presente en todas las plantas, esta funciona como receptor de los fotones de luz solar para transformar la energía solar en energía química, es decir, aporta el vehículo mediante el cual se lleva a cabo la fotosíntesis, proceso del que resulta el oxígeno para el provecho de todos los seres vivos. La estructura molecular de la clorofila es análoga a la de la hemoglobina, llegando a llamarse sangre verde o la sangre de las plantas.
Al ingerir clorofila, su contenido natural de minerales entra en el torrente sanguíneo incrementando la producción espontánea y equilibrada de glóbulos rojos. Contiene grandes cantidades de vitaminas como la A, C, K, E y el complejo B, además es muy rica en magnesio, calcio, hierro, fósforo, potasio, sodio, zinc y proteínas, siendo idónea para el tratamiento y prevención de estados anémicos. Al activar la circulación sanguínea mantiene estables los niveles de presión arterial e impide la contracción de los vasos sanguíneos, coadyuvando a la reducción de riesgos cardiovasculares. Además, reduce y regula los niveles de colesterol y triglicéridos.

La clorofila es llamada Sangre Verde y para el ser humano ofrece grandes beneficios

El aporte de oxígeno a nuestras células estimula el funcionamiento del organismo en general, puesto que el riego sanguíneo a nuestros órganos se optimiza permitiéndoles trabajar más eficientemente.

Esta altamente demostrado que la clorofila permite regenerarse de los efectos de la radiación, siendo un perfecto antioxidante. Esta también suprime las dañinas toxinas uniéndose a los elementos pesados, como el mercurio y el cadmio, ayudándonos a depurarlos de nuestro cuerpo, evitándose así enfermedades como el cáncer. Acompañado de una buena alimentación, nos ayuda a reducir medidas y mantener un peso adecuado, además nos rejuvenece.

Su funcionalidad para la limpieza del organismo, beneficia al sistema digestivo en su totalidad, siendo indicada para la curación de muchas afecciones como úlceras gástricas y duodenales, acidez estomacal y demás malestares digestivos. Optimiza la absorción de las vitaminas y nutrientes. Además, su ingesta es capaz de descomponer cálculos biliares, auxilia y previene trastornos del colon y enfermedades hepáticas. Ayuda en el tratamiento de las hemorroides. Se recomienda para evitar la acumulación de grasas y líquidos en hígado y riñones. Se sugiere en el tratamiento de la pancreatitis crónica.

La clorofila es idónea en el tratamiento de la halitosis y favorece la salud bucal en general, ayudando con la cicatrización y desinflamación de encías enfermas y demás afecciones que pueden poner en riesgo las piezas dentales.

green-smoothie-1066168_1920
Su eficacia para neutralizar la acción de las toxinas bacterianas, es aprovechada para limpiar, desinfectar, desodorizar y regenerar tejidos conjuntivos, en caso de quemaduras, úlceras y heridas en general. Además, es útil para eliminar hongos y parásitos, como los asociados a las infecciones vaginales y enfermedades de la piel como el acné, la psoriasis y la dermatitis seborreica.

El sistema inmune no escapa de los beneficios de la clorofila, que gracias a su poder para alcalinizar la sangre y oxigenar las células minimiza las posibilidades de que se desarrollen cuerpos bacterianos causantes de enfermedades. Es conveniente para tratar enfermedades respiratorias, desde catarros hasta sinusitis.

Para las mujeres, la clorofila, además de suprimir los hongos y bacterias causantes de las infecciones vaginales, actúa previniendo y mitigando los quistes ováricos y regulariza el ciclo menstrual, moderando el sangrando y disminuyendo los dolores menstruales.

En cuanto al sistema nervioso, los bajos niveles de ácido fólico pueden inducir estados depresivos y desordenes del sueño, pérdida de memoria hasta afecciones más graves como la demencia, que pueden preverse con la ingesta de clorofila, rica en este componente que forma parte del grupo de vitaminas del complejo B.  13720297803_b6f23fa995_c
Existen numerosas maneras de consumir la clorofila. La principal forma de consumirla es la ingesta de vegetales y verduras. Sin embargo, a pesar de estar presente en todos ellos, se encuentra más concentrado en unos más que otros. La espinaca es muy rica en clorofila, también otros vegetales como espárragos, brócoli, apio, aceitunas verdes, perejil,  etc, y deben consumirse preferiblemente crudos o ligeramente cocidos al vapor. No sólo se pueden integrar a nuestras recetas o consumirlos como ensalada, sino que también se pueden hacer licuados verdes, creando, descubriendo y adecuando el sabor de acuerdo a su gusto. También son ideales las infusiones de té verde.
Ciertas algas tienen un alto porcentaje de clorofila, como es el caso de la espirulina o la chlorella. A partir de ellas se fabrican variados complementos nutricionales en múltiples presentaciones, como pastillas, en polvo, pasta o líquido.

Al momento de consumir la clorofila en estas presentaciones se debe seguir las indicaciones de ingesta que posea el producto. Se recomienda a modo general empezar con la menor dosis e ir incrementándola gradualmente. Así mismo, se aconseja tomar las dosis espaciadas de las comidas para su mejor absorción.

¡Ayúdanos a apoyar a otros!

Comparte este contenido con tus amigos o entra a a borinquennatural.com donde podrás encontrar una gran variedad de productos de muy buena calidad para la prevención de salud, belleza, dolores, perdida de peso, entre otros. ¡De esta manera nos ayudas a brindar salud natural a los demás!

Deja un comentario