¡Este verano, aprovecha el sol!

Aprovechar el sol con moderación puede aportar múltiples beneficios a nuestra salud.

Aquí te mostrare algunos de los beneficios de tomar el sol, y recomendaciones básicas para sacarle provecho sin perjudicar la salud. Y es que las personas solo toman sol por motivos estéticos, ya que les gusta broncearse. Sin embargo, el sol tiene otros beneficios. El sol puede ser beneficioso para la salud en múltiples aspectos. Pero recuerde tener mucho cuidado, debido a que una exposición prolongada puede provocar lesiones o serios padecimientos como cáncer de piel.

1. Fortalece el sistema inmunológico
¿Has notado que en los inviernos posteriores a unas vacaciones al sol tienes menos gripes y catarros? Se ha visto que el sol es capaz de aumentar el número de glóbulos blancos o linfocitos, las células encargadas de la primera defensa frente a las infecciones.

2. Fortalece huesos y dientes

Los rayos del sol provocan que nuestro cuerpo produzca vitamina D, la cual es buena para fortalecer nuestros huesos y dientes. Esto se debe a que dicha vitamina favorece la absorción en el intestino del calcio y fósforo, evitando su pérdida en el riñón. Aunque la mayoría de las vitaminas las obtenemos a través de los alimentos, la D tiene la característica de producirse cuando la piel tiene un precursor que precisamente lo da el sol. Con solo 5 o 10 minutos de exposición al sol, dos o tres veces por semana, recargaremos los depósitos de vitamina D de nuestro cuerpo.

3. Reduce el cáncer
Broncearse reduce la posibilidad de padecer ciertos tipos de cánceres. Tanto es así, que en los países escandinavos (debido, entre otras cosas a los bajos índices de radiación solar) la incidencia de cáncer de mama, colon, próstata y pulmón es muy superior. De este modo se publicaba en un reciente estudio norteamericano publicado en una afamada revista científica. Hay que recordar que estos beneficios los producen los rayos UVB, mientras que son los rayos UVA los causantes del cáncer de piel y las quemaduras.

4. Equilibra el colesterol
Las personas que viven en climas soleados presentan menos incidencia de enfermedades cardiovasculares. Se ha comprobado que los niveles de colesterol son menores en verano, en parte porque la luz UV es necesaria para metabolizar el colesterol, y cuando tomamos el sol disminuye el nivel de colesterol y evita que pegue a las arterias.

5. Mejora el aspecto de tu piel
Algunos problemas de piel pueden desaparecer con una exposición moderada al sol (se está aplicando con éxito en psoriasis y en algunos tipos de acné, en cualquier caso siempre consulta a tu médico, no utilices el sol como terapia sin supervisión), además de que todos nos vemos más atractivos cuando estamos morenos.

6. Menos estrés
Tomar el sol es un estímulo relajante que te hará sentirte más positivo y te ayudará a reducir el estrés. Además, tenemos un aspecto más saludable y gustamos más. Además, existe una relación entre la falta de sol y la depresión comprobada en países nórdicos, con lo cual un poquito de sol te ayudará a sentirte mejor.

7. Mejora la calidad del sueño
¿A qué duermes mejor y menos horas después de tomar el sol? En verano los días se alargan y nos resulta más fácil levantarnos descansados a pesar de haber dormido pocas horas. La explicación de nuevo se debe al efecto de los rayos UV en otra hormona: la melatonina que se encarga de muchas funciones, entre ellas regular los ciclos de sueño.

Los niveles de melatonina en sangre son más altos durante la noche, cuando no hay luz. Cuando hay luz, la melatonina desciende y nos sentimos más despiertos y activos. Por lo que si quieres aprovechar al máximo las horas del día, nada mejor que aprovechar los efectos despertadores de la luz del sol, como si fuera el café de la mañana.

8. Aumenta el apetito sexual
La explicación está en otra hormona: la testosterona, se ha comprobado que el sol tomado con moderación aumenta los niveles de testosterona en la sangre, y esta hormona es una de las responsables del apetito sexual.

A la hora de tomar el sol, debes de tomar algunas precauciones. Lee nuestros consejos para tomar el sol:

Es imprescindible que utilices protector solar: ten en cuenta tu tipo de piel, pues las pieles más claras son más sensibles al sol, el factor de protección y el índice UV de la zona donde vayas a broncearte. Trata de evitar las horas más fuertes de sol. Aplicártelo media hora antes de la exposición al sol y repite la aplicación cada hora, después del baño, incluso si tu crema bronceadora es resistente al agua.

El sol es excelente fuente de vitamina D

Acude a tu médico ante cualquier cambio de tu piel. La aparición de manchas, el cambio de color, tamaño o forma de las mismas son síntomas de que tu piel tiene que ser vista por un dermatólogo especialista. Tras tomar el sol, utiliza alguna loción para después del sol (aloe vera), ya que esto refresca tu piel. No utilices jabón ni otro producto químico hasta que tu piel haya descansado.

Recuerde seguirnos en nuestras redes sociales.

 

Deja un comentario